Dieta de la carne

Proteína es uno de los bloques de construcción más esenciales para el hombre. Esta, ciertamente, estará presente en el menú diario. Los carbohidratos también son esenciales, por lo que hacer una dieta de la carne, sin carbohidratos, debe ser inferior a 10 días.

Si usted quiere perder peso y eligió la dieta de la carne, quite de la dieta los productos como pan, patatas, dulces, frutas, alcohol y cereales. Usted puede comer todo tipo de verduras, excepto la zanahoria y los frijoles. También no se recomienda usar bebidas dulces y con gas. Esto se aplica no sólo al tiempo de cumplimiento de la dieta de carne, pero en su dieta normal.

Como el nombre indica, durante esta dieta, se recomienda comer carne. Usted puede elegir a su gusto los tipos de carne y el método de preparación. Esta “celebración del estómago” – carne bovina, porcina, pollo, pavo, conejo, cocido, empapado o frito. Aquí, sin embargo, hay sólo una restricción – si es freír, usar sólo aceite de oliva. La lista de los productos permitidos es bastante grande como todos los tipos de carnes, pescado y huevos. No se recomienda la sal durante la cocción.

Eficacia de la dieta

La eficacia de la dieta de carne, así como cualquier otra, depende de seguir todos los requisitos obligatorios. La interrupción no sólo detendrá el proceso de pérdida de peso, pero también puede llevar a la ganancia de peso adicional! Incluso la adhesión estricta a la dieta de la carne – ésta no garantiza éxito.

Para realmente entrar en forma, no hay que olvidar la actividad física. Usted notará un resultado impresionante, si usted comienza a hacer ejercicio por unas horas antes y después de las comidas. Así, durante 10 días de esta dieta, usted no sólo ahorrará los pechos más, pero también firmar los músculos y su piel no quedará flácida después de la pérdida de peso, lo que generalmente ocurre en las personas con baja actividad física que pierden peso.

Cantidad de carne

Una vez que la carne contiene bastante proteína, usted no necesita comer mucho sólo a la vez, para obtener su dosis diaria recomendada. En realidad, una porción de carne es generalmente alrededor de 120 gramos, lo que es aproximadamente el tamaño de una baraja de cartas. Todas las veces que pueda, haga de la carne un adicional, en lugar del foco de su comida. Por ejemplo, un filete pequeño con una mezcla de verduras rehogadas, servidos con arroz integral o masa integral es nutricionalmente mejor para usted que un gran pedazo de carne y ensalada.

Recuerde que usted no necesita incluir carne en su dieta diaria para satisfacer sus necesidades de proteína. Productos lácteos, soja, lentejas, frijoles y nueces también son ricos en proteínas y pueden ser una buena alternativa. En realidad, una dieta variada es más sana que una constituida en gran parte de sólo un tipo de alimento.

Carnes a evitar

Carnes como cerdo, buey, carnero y carne de venado se deben consumir con moderación, sólo una vez por semana. La carne roja es rica en grasas saturadas, que son responsables de elevar los niveles de colesterol, contribuyendo a la enfermedad cardíaca. Cuando usted compra carne roja, prefiera cortes magros y sin grasa en la medida de lo posible.

Cortes flacos de carne roja son nutricionalmente mejores para usted que la carne molida, como la hamburguesa o la salchicha, que contiene la adición de grasa. Las vísceras son ricas en colesterol. Las carnes procesadas, como la salchicha y el salami se deben consumir con poca frecuencia porque se han relacionado con el cáncer de estómago.

La forma en que usted cocina la carne ayuda a determinar cuán saludable será. Evite freír en grasa, lo que aumentará su ingesta calórica. En vez de eso, a la parrilla las carnes o cocinar en el horno, para que las grasas sean removidas.

Carne para comer a menudo

Carne blanca (como pollo y pavo) también contiene grasas saturadas, pero en niveles mucho más bajos, pudiendo ser evitada casi completamente a través de la remoción de la piel antes del consumo. La mejor fuente de proteína a través de carnes son los peces, particularmente gordos, como el salmón. En contraste con las grasas saturadas presentes en la carne roja, el pescado contiene ácidos grasos omega-3, que promueven la salud del corazón. Busque comer al menos dos porciones de pescado a la semana.

MENÚ DE LA DIETA DE LA CARNE

DESAYUNO:

  • Huevos revueltos, huevos con jamón o huevos cocidos
  • Omelete simple o con queso y jamón
  • Té helado
  • Café o té mate
  • Jugo clight o té clight
  • Margarina o mantequilla
  • jamón
  • queso
  • salami

ALMUERZO:

  • Ensalada en general
  • Salpicón (mayonesa casera, ensalada, pimiento, pollo, huevos cocidos, zanahoria, chuchu, vaina y tomate)
  • Carne de vaca, cerdo, pollo (si hay salsa, sólo con tomates caseros)
  • Pescado, camarón, atún, langosta, cangrejo o mejillones
  • salchicha
  • Huevos revueltos, huevos con tocino o huevos cocidos
  • Omelete simple o con queso y jamón
  • hamburguesa con queso
  • Refrigerante diet o jugo clight
  • Gelatina diet de fresa

REFRIGERIO DE LA TARDE:

  • Té helado o caliente
  • café
  • queso
  • salami

CENA:

  • Cóctel de camarón o filete asado o pescado o pollo
  • Ensalada mixta
  • Gelatina diet con 1 col. (sopa) de crema de leche, artificialmente endulzado

peso Autor

Comentarios

    Gonzalo Lora Graña

    (marzo 26, 2018 - 11:14 pm)

    Me gustó mucho tu página web, excelentes artículos!! Felicidades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *